INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

18/8/17

Occidentalofobia

.
Solidaridad y apoyo a todas las víctimas del terrorismo
Como hoy es el día de mi cumpleaños, me he levantado esta mañana tempranico y me he ido a coger almendras al campo. ¡Qué paz, allí junto al Almorchón!; solo se oía una perdiz cantando a lo lejos y unos ciclistas que subían pedaleando y hablando de sus cosas. Luego, he vuelto a casa antes de que calentaran demasiado los soles, me he duchado, he puesto la lavadora, me he hecho un té moruno, he puesto en el ordenador el Réquiem de Mozart y me he sentado a reflexionar sobre los terribles sucesos de ayer por la tarde en Barcelona.

La reflexión la fundamento en las siguientes afirmaciones:

Primera: Las víctimas son inocentes.

Segunda: Los terroristas son los culpables.

Tercera: Las acciones criminales del terrorismo no pueden tener nunca justificación ni comprensión por nuestra parte.

Cuarta: Ante enemigos tan atroces, las sociedades tienen que mantenerse unidas, sin permitir el más mínimo resquicio por donde ellos puedan introducir la cuña de su maldad.

Y quinta: El terrorismo no podrá mover nunca los cimientos de una sociedad libre que respeta las libertades y los derechos humanos.

Las víctimas de terrorismo, en general, y, en este caso, del absurdo terrorismo fundamentalista islámico, son personas inocentes que pasean por la calle, que realizan sus quehaceres o que disfrutan del ocio en paz. Las víctimas no son beligerantes contra ninguna causa, sino ciudadanos (niños incluidos) en el disfrute de su libertad, en los espacios públicos de ciudades respetuosas, pertenecientes a un país, el nuestro, cuya sociedad es alegre, amable, acogedora y de respeto con las personas (con todas, incluso a las que traen adheridas sus costumbres retrógradas y, lejos de buscar una integración, solo persiguen obtener todos los beneficios sociales que nuestras leyes les permiten). De modo que en aras de esta convicción de inocencia para con las víctimas, hemos de volcar todo nuestro apoyo y solidaridad hacia ellas, por los medios personales que tengamos a nuestro alcance.

Sobre los verdugos terroristas recae siempre toda la culpabilidad. Ellos, inducidos quizá por creencias religiosas extremas y malignas, deciden hacer el mal y cometer los crímenes. Nadie más que ellos puede soportar la más mínima culpa de los atentados. A nadie más que a ellos se puede hacer responsable de sus execrables actos. No podemos extender su culpa en lo más mínimo a otras personas de su misma raza, nacionalidad o religión. Sus crímenes, programados en sus diabólicos planes de “occidentalofobia” por el simple hecho de sentirse “brazos ejecutores” de un dios demente que aborrece la libertad de los hombres y las mujeres, son del todo culpa de su cobarde actitud. Únicamente sobre ellos caiga nuestra maldición personal y el peso social de la justicia y de nuestras leyes.

Que nadie justifique o comprenda en lo más mínimo toda acción terrorista. Que nadie vuelva a utilizar jamás en nuestro país el horror de los atentados para réditos políticos. Hay tantos lugares en el mundo donde la gente muere a causa de la violencia; hay tantas guerras producidas y mantenidas por oscuros intereses; hay tantos países cuyos bandos contendientes no son ninguno el bueno; y hay tantos mandatarios de terceros países que toman parte por alguno de ellos, aunque no sea ninguno el bueno. Pero eso jamás ha de ser justificación, ni siquiera motivo de comprensión, para que unos criminales decidan quitar la vida a simples viandantes en una sociedad en paz, muy lejos de los escenarios bélicos. Que nadie busque a estos crímenes una explicación o un porqué, salvo la evidente conducta asesina de los malhechores que los han perpetrado.

Ante estos hachazos del terrorismo, lo que es absolutamente necesario es la unión de todos los seres de bien, de todos los grupos políticos, de todas las administraciones públicas, de todos los gobiernos (central o autonómicos) y de todas las sociedades. Si nos dividen, ellos ganan. Si nos mantenemos firmemente unidos, ellos no podrán con nuestro muro solidario de derechos y libertades. Toda España es Cataluña, todas las ciudades españolas son Barcelona o Cambrils y todos los españoles somos esas víctimas que han sido alcanzadas por la fanática occidentalofobia de los asesinos terroristas.
©Joaquín Gómez Carrillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"