INTRODUCCIÓN

______________________________________________________________________________________________________
JOAQUÍN GÓMEZ CARRILLO, escritor de Cieza (Murcia), España. Es el autor del libro "Relatos Vulgares" (año 2004), así como de la novela "En un lugar de la memoria" (año 2006). Ha publicado igualmente cuentos, poesías y relatos en revistas culturales, como "La Sierpe y el Laúd", "Tras-Cieza", "La Puente", "La Cortesía", "El Ciezano Ausente", "San Bartolomé" o "El Anda"; o en el libro editado por Vita Brevis titulado "El hilo invisible". Así mismo, participa como articulista en el periódico "El Mirador de Cieza" bajo el título genérico: "El Pico de la Atalaya" (antes "La República de Cieza"). Ha publicado en internet el "Palabrario ciezano y del esparto".

Buscador por frases o palabras

Buscador por fechas de publicación

Traductor de esta página a más de 50 idiomas

25/7/10

El orgullo ajeno

.
Tuba desmontada en el taller de Ginés
El diccionario de la Real Academia, por lo general, no se prodiga demasiado en las definiciones de las palabras; del  término “orgullo” dice: “Arrogancia, vanidad, exceso de estimación propia, que a veces es disimulable por nacer de causas nobles y virtuosas.” Pero es que si nos vamos al María Moliner, que suele ser un diccionario más “minucioso”, dice de la palabra orgullo: “Sentimiento de satisfacción de alguien por cosas propias a las que atribuye méritos o por cualidades propias que considera superiores a las de otros...” Y aún empeora el asunto añadiendo: “Sentimiento y actitud del que se considera superior a los otros y les muestra desprecio o se mantiene alejado de su trato.

Yo creo, por tanto, que este segundo diccionario que cito se centra sólo en definir un “orgullo” negativo y éticamente reprobable en la persona, o sea, habla de vanidad pura y dura, y ustedes saben que no hay nada más tonto y aburrido en esta vida que un tipo creído y vanidoso. Pero en la primera definición, en la de la Real Academia, a pesar de su parquedad, sí que se refiere a un orgullo “...disimulable por nacer de causas nobles y virtuosas.” ¿Esto qué quiere decir, que si uno es altruista y benefactor del prójimo, sí puede permitirse estar orgulloso de ello? La verdad, no me cuadra mucho. ¿O que si uno es un excelente artista: pintor, músico, escritor..., puede legitimar cierto orgullo de sí mismo? Tampoco lo veo claro.

¿Entonces cual es el orgullo positivo y realmente aceptable, si es que lo hay? Hombre, yo creo que sí que existe el orgullo sano. (Lo que es mentira que exista es la “envidia sana” o la “sana envidia”, por ahí no paso: las envidias son todas corrosivas). Yo creo que una persona se puede sentir orgullosa del mérito de un familiar, de un amigo, de un colega, de un compañero, o de un conciudadano o compatriota, si me apuran. Esto no es ni más ni menos que el “orgullo ajeno”. Todo lo contrario que la “vergüenza ajena”, que es un sentimiento indeseado y abochornante, el orgullo ajeno es satisfactorio para quien lo siente y lo proclama; y desde luego, nada reprobable. ¿Quieren que les ponga ejemplos? Los tengo a puñados, y ustedes seguro que también si miran en derredor suyo. Y aunque aquí no puedo, ni debo, hacer un listado de personas y excelencias, voy a citar tres o cuatro nada más como mera ilustración.

Me siento orgulloso, en la medida que es mi sobrino político y le he visto crecer desde el mismo día en que nació, de cada uno de los éxitos en su carrera musical de Antonio García Egea, el mejor violinista que haya dado Cieza para el mundo. Si tienen ustedes oportunidad, acudan a algún concierto en que él participe y verán, y escucharán.

Me enorgullece también, en la medida que le conozco desde que me dio la primera comunión en una iglesia para pobres, de que fui luego su alumno en el instituto y de que poseo su valiosa amistad, la gran estima que disfruta el cura Don Antonio Salas entre los ciezanos por su trayectoria como párroco de San Juan Bosco y como persona culta y de espléndida formación humanística, cuya demostración de ese afecto se materializó con su nombramiento como hijo adoptivo de este pueblo en el año 2006.

Me produce cierto orgullo el cada vez más reconocido prestigio  profesional de mi amigo Ginés Cano por su trabajo bien hecho como reparador de instrumentos musicales. En su taller de la Plaza de los Carros, he visto destripados instrumentos de aire venidos de toda España, incluidos de la Orquesta Nacional. Él les despieza el cuerpo, los “cura” por dentro y luego los monta acariciándoles el alma, pues algo tan sublime como la música, ligada a las matemáticas puras y las leyes del universo, ha de nacer de un hálito interior que sólo maestros como él conocen.

Me siento orgulloso también, en la misma línea de los ejemplos anteriores y en la medida de la amistad que nos une, del profesor de la Universidad de Cantabria, Don Enrique Castillo Ron, por su reciente concesión del Premio Nacional de Investigación “Leonardo Torres Quevedo”, cuya cuantía económica, inmediatamente, decidió destinarla a proyectos de cooperación en África. Este hombre, una eminencia por su trayectoria científica y sus investigaciones en el campo de las matemáticas, con más de treinta libros publicados (la mitad de ellos en inglés), vino hace tan sólo unos días a Cieza y tuvo la amabilidad, precisamente, de ir a visitar a Don Antonio Salas y a verme al Ayuntamiento; y tan sólo un par de fechas después recibió la estupenda noticia, que saltó a los medios.

(De cómo llegué a conocer a este señor y de su relación con el cura Salas se lo conté a ustedes en el artículo “Boliche, Corruquete y Don Tilín”, publicado en El Mirador de Cieza el 14/11/09).

2 comentarios:

  1. Para mi, el orgullo ajeno es el fundamento de un sistema de relaciones humanas extremadamente eficaz (aunque tampoco sea el "ungüento amarillo que dicen que todo lo solucionaba)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Ramón por tu punto de vista.
      Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

EL ARTÍCULO RECOMENDADO

.
"El viaje de Viernes Santo". Relato publicado en la revista de Semana Santa "La Cortesía", el año 2007. Narra el periplo de unos zagales del Campo de Ricote que decidieron acudir a ver la procesión a Cieza atravesando la Sierra del Oro por el Collado del Portajo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS

Cuentos del Rincón

Cuentos del Rincón es un proyecto de libro de cuentecillos en el cual he rescatado narraciones antiguas que provenían de la viva voz de la gente, y que estaban en riesgo de desaparición. Éstas corresponden a aquel tiempo en que por las noches, en las casas junto al fuego, cuando aún no existía la distracción de la radio ni el entoncemiento de la televisión, había que llenar las horas con historietas y chascarrillos, muchos con un fin didáctico y moralizante, pero todos quizá para evadirse de la cruda realidad.
Les anticipo aquí ocho de estos humildes "Cuentos del Rincón", que yo he fijado con la palabra escrita y puesto nombres a sus personajes, pero cuyo espíritu pertenece sólo al viento de la cultura:
.
* Tres mil reales tengo en un cañar
* Zuro o maúro
* El testamento de Morinio Artéllez
* El hermano rico y el hermano pobre
* El labrador y el tejero
* La vaca del cura Chiquito
* La madre de los costales
* El grajo viejo
_____________________________________________________

Frases para la reflexión:

"SE CREYÓ LIBRE COMO UN PÁJARO, Y LUEGO SE SINTIÓ ALICAÍDO PORQUE NO PODÍA VOLAR"

"SE LAMÍA TANTO SUS PROPIAS HERIDAS, QUE SE LAS AGRANDABA"

"SI ALGUIEN ES CAPAZ DE MORIR POR UN IDEAL, POSIBLEMENTE SEA CAPAZ DE MATAR POR ÉL"

"SONRÍE SIEMPRE, PUES NUNCA SABES EN QUÉ MOMENTO SE VAN A ENAMORAR DE TI"

"SI HOY TE CREES CAPAZ DE HACER ALGO BUENO, HAZLO"

"NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE Y LO HIZO"

"NO HAY PEOR FRACASO QUE EL NO HABERLO INTENTADO"